Tenemos que ser conscientes que el único responsable de mantener el vehículo en contacto con el asfalto, es el neumático. Por esa razón es muy importante conocer los secretos, prestaciones, uso, caducidad, etc.

Debemos exigir una serie de prestaciones en nuestro neumático.

Seguridad en seco

Seguridad en mojado

Durabilidad

Fiabilidad

Ruido

Confort

Existe 3 clasificaciones para los neumáticos. La eficiencia del consumo de carburante, la adherencia en superficies mojadas y, el ruido de rodadura del neumático.

 

 

La eficiencia del consumo de combustible puede variar hasta un 7,5% de una clase G, hasta una clase A, que sería el neumático óptimo.

Una buena adherencia en superficies mojadas nos permite acortar la frenada hasta un 30%. Hablamos siempre de la clase G hasta la clase A, que sería el neumático óptimo.

El ruido del neumático se mide en dB, y los límites Europeos entre el valor límite y 3 dB por debajo o 3 dB por encima.

 

Dimensiones, código de carga y velocidad.

El primer valor que tenemos en este ejemplo es 205. Es la medida en milímetros del ancho del neumático.

Después tenemos el perfil que pone 55. Es un porcentaje con respecto al ancho. Es decir el 55 % de 205 sería 112,75 mm de perfil.

El R 16 es el diámetro de la llanta, este valor ahora está en pulgadas, y la R es la estructura interna del neumático, equivaldría a estructura radial. Para este ejemplo son 16″ que equivalen a 40,64 cm de diámetro.

Después tenemos el código de carga, en este caso son 91, mirando en la tabla, corresponde a un máximo de 615 kg que puede soportar este neumático.

Y por último tenemos el código de velocidad, en este caso es una letra W, mirando en tabla correspondiente nos dice que puede soportar una velocidad de más 270km/h.

 

La fecha de fabricación del neumático se puede observar en el flanco del mismo moldeada en la goma.

Los dos primeros dígitos son la semana de fabricación.

Y los dos últimos dígitos son el año de fabricación.

 

No existe ninguna norma con la fecha de caducidad.

Bien es cierto que después de 5 años, los neumáticos deberían de ser inspeccionados anualmente. Y por precaución, una vez cumplidos los 10 años desde su fabricación, sería recomendable sustituirlos por unos nuevos, aunque el nivel de desgaste no haya alcanzado el límite legal permitido, que son 1,6 mm.

 

 

La presión de los neumáticos se puede generalizar y situarse en torno a los 2,5 bares.

Lo idóneo sería mirar que dice el fabricante del vehículo porque dependerá del peso, número de ocupantes, si el maletero está lleno, etc.

Todos los vehículos tienen una etiqueta puesta por el fabricante para saber la presión correcta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es Español
X
× .